Chrome - Handwriting

lunes, 1 de mayo de 2017

FELIZ DÍA DE LA MADRE




 






 Aquí en el atelier seguimos fieles a nuestro principio de todo es decorable. Que una tulipa ya no nos gusta, tráela al atelier y le daremos una segunda vida y a mamá le va a encantar. Que te sobran un par de botes de espárragos, tráelas al atelier y les daremos unos toques mágicos para que se transformen en delicados frascos para meter algodones o brochas de maquillaje...Que te sobran un par de cajas de zapatos y una camiseta de flores, pues aquí, con un poco de silicona las convertimos en cofres del tesoro...pero si lo tuyo no son las manualidades, te dejamos una selección de poemas para el día de la madre :)


Madre, llévame a la cama, de Miguel de Unamuno

Madre, llévame a la cama
Madre, llévame a la cama.

Madre, llévame a la cama,

que no me tengo de pie.

Ven, hijo, Dios te bendiga

y no te dejes caer.

Caricias, de Gabriela Mistral

Madre, madre, tú me besas,
pero yo te beso más.

como el agua en los cristales,

caen mis besos en tu faz…

Te he besado tanto, tanto

que de mi cubierta estas
y el enjambre de mis besos
no te deja ni mirar…

Canción tonta, de Federico García Lorca

Mamá,
yo quiero ser de plata.

Hijo,

tendrás mucho frío.

Mamá.

Yo quiero ser de agua.

Hijo,
tendrás mucho frío.

Mamá.

Bórdarme en tu almohada.

¡Eso sí!

¡Ahora mismo!

Los reyes de la baraja, de Federico García Lorca

Si tu madre quiere un rey,
la baraja tiene cuatro:

rey de oros, rey de copas,

rey de espadas, rey de bastos.

Corre que te pillo,

corre que te agarro,
mira que te lleno
la cara de barro.
Del olivo
me retiro,
del esparto
yo me aparto,
del sarmiento
me arrepiento
de haberte querido tanto.

Madre guía, de Antonio Machado

¡El alma niña!
Su clara luz risueña;

y la pequeña historia,

y la alegría de la vida nueva…

…¡Ah, volver a nacer, y andar camino,

ya recobrada la perdida senda!
Y volver a sentir en nuestra mano
aquel latido de la mano buena
de nuestra madre… Y caminar en sueños
por amor de la mano que nos guía.


sábado, 22 de abril de 2017

FELIZ DÍA DEL LIBRO 2017




Para este Día del Libro 2017 el Atelier Victoriano les propone estas dos lecturas que han caído en nuestras manos: Manual de Pérdidas de Javier Sánchez García ganador de muchos premios y que no descartamos que pueda ser un próximo Premio Planeta...y , Demonios Cervantinos del cervantista Victoriano Santana.





 Tabla: Pequeño homenaje a Beatriz de Día  (1140-1175) Trovadora francesa y escritora de bellos versos. Es la autora de la única partitura de una canción escrita por una mujer de su tiempo que haya llegado hasta nuestros días, A chantar m'er de so qu'eu no volria.


lunes, 13 de febrero de 2017

UN, DOS, TRES...AMOR

La magia del amor está en el aire. En un abrir y cerrar de ojos hemos hecho detallitos "amorosos". Aquí va una pequeña muestra de detalles hechos con amor, para mostrarlos con amor a todos aquellos que, como vosotros, me dais tanto amor diariamente <3 <3

Valentinas

En el taller hemos hecho unas muñequitas aromáticas; es decir, que llevan en sus refajos hierbas y pétalos de flores. Espero que el aroma traspase la pantalla.

Valentina Naranja



Valentina Framboise





Valentina Lavanda






Collares Rosas de Cartón

Por petición popular hemos vuelto a los collares con cartón de huevos. Han salido verdaderas maravillas, en color hueso; pero, también, en colores brillantes. Aquí les dejo mi humilde collar, pero en honor a la verdad, los alumnos han superado a la maestra ( fotos próximamente).




Portavelas 

Para crear un clima íntimo ( y ver menos las manchas del mantel) he aquí unos portavelas. Hechos con botes reciclados y con algún que otro vaso roto al que le hemos dado una segunda oportunidad.








miércoles, 4 de enero de 2017

QUE LA NOCHE NOS TRAIGA UN DÍA MÁGICO

                                             


Hoy es la Gran Noche, debemos acostarnos pronto, cerrar fuertemente los ojos y repasar la carta que le hemos enviado a los Reyes Magos: la magia se produce cuando se libera el espíritu. Si lo hacemos bien, ya verán como todo lo que hemos pedido nos aparece a lo largo del año. 

Pero si los nervios no les dejan dormir, aquí les he seleccionado unos poemas "atrapa sueños". Felices Sueños Mágicos .



                                             EL CAMELLO (Auto de los Reyes Magos)

El camello se pinchó
con un cardo en el camino
y el mecánico Melchor
le dio vino.
Baltasar fue a… repostar
más allá del quinto pino…
e intranquilo el gran Melchor
consultaba su “Longinos”.
-¡No llegamos,
no llegamos,
y el Santo Parto ha venido!
(Son las doce y tres minutos
y tres reyes se han perdido).
El camello cojeando
más medio muerto que vivo
va despeluchando su felpa
entre los troncos de olivos.
Acercándose a Gaspar,
Melchor le dijo al oído:
-Vaya birria de camello
que en Oriente te han vendido.
A la entrada de Belén
al camello le dio hipo.
¡Ay qué tristeza tan grande
en su belfo y en su tipo!
Se iba cayendo la mirra
a lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empujaba al bicho.
Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban pajarillos
los tres reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un Hombre
a un Niño recién nacido.
-No quiero oro ni incienso
ni esos tesoros tan fríos,
quiero al camello, le quiero.
Le quiero – repitió el Niño.
A pie vuelven los tres reyes
cabizbajos y afligidos.
Mientras el camello echado
le hace cosquillas al Niño
                                       GLORIA FUERTES

Los Tres Reyes Magos

-Yo soy Gaspar. Aquí traigo el incienso.
Vengo a decir: La vida es pura y bella.
Existe Dios. El amor es inmenso.
¡Todo lo sé por la divina Estrella!
-Yo soy Melchor. La mirra aroma todo.
Existe Dios. Él es la luz del día.
La blanca flor tiene sus pies en lodo.
¡Y en el placer hay la melancolía!
-Yo soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
que existe Dios. Él es el grande y fuerte.
Todo lo sé por el lucero puro
que brilla en la diadema de la Muerte.
-Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
Triunfa el amor, y a su fiesta os convida.
¡Cristo resurge, hace la luz del caos
y tiene la corona de la Vida!

                                                             Rubén Darío


Los Reyes Magos

¡Qué ilusión, esta noche, la de los niños, Platero! No era posible acostarlos. Al fin, el sueño los fue rindiendo: a uno, en una butaca; a otro, en el suelo, al arrimo de la chimenea; a Blanca, en una silla baja; a Pepe, en el poyo de la ventana, la cabeza sobre los clavos de la puerta, no fueran a pasar los Reyes... Y ahora, en el fondo de esta afuera de la vida, se siente como un gran corazón pleno y sano, el sueño de todos, vivo y mágico.

Antes de la cena, subí con todos. ¡Qué alboroto por la escalera, tan medrosa para ellos otras noches!

—A mí no me da miedo de la montera, Pepe; ¿y a ti?, decía Blanca, cogida muy fuerte de mi mano. Y pusimos en el balcón, entre las cidras, los zapatos de todos. Ahora, Platero, vamos a vestirnos Montemayor, tita, María Teresa, Polilla, Perico, tú y yo, con sábanas y colchas y sombreros antiguos. Y a las doce pasaremos ante la ventana de los niños en cortejo de disfraces y de luces, tocando almireces, trompetas y el caracol que está en el último cuarto. Tú irás delante conmigo, que seré Gaspar y llevaré unas barbas blancas de estopa, y llevarás, como un delantal, la bandera de Colombia, que he traído de casa de mi tío, el cónsul... Los niños, despertados de pronto, con el sueño colgado aún, en jirones, de los ojos asombrados, se asomarán en camisa a los cristales, temblorosos y maravillados. Después, seguiremos en su sueño toda la madrugada, y mañana, cuando, ya tarde, los deslumbre el cielo azul por los postigos, subirán, a medio vestir, al balcón, y serán dueños de todo el tesoro.

El año pasado nos reímos mucho. ¡Ya verás cómo nos vamos a divertir esta noche, Platero, camellito mío!

Juan Ramón Jiménez


Las desiertas abarcas
Por el cinco de enero,
cada enero ponía
mi calzado cabrero
a la ventana fría.
Y encontraba los días
que derriban las puertas,
mis abarcas vacías,
mis abarcas desiertas.

Nunca tuve zapatos,
ni trajes, ni palabras:
siempre tuve regatos,
siempre penas y cabras.
Me vistió la pobreza,
me lamió el cuerpo el río
y del pie a la cabeza
pasto fui del rocío.

Por el cinco de enero,
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.
Y al andar la alborada
removiendo las huertas,
mis abarcas sin nada,
mis abarcas desiertas.
Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.
Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.
Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.
Por el cinco de enero
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.
Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.
                                    Miguel Hernández 








 FELIZ NOCHE Y DÍA DE REYES. QUE LA MAGIA LES ACOMPAÑE <3